En “Kabaret Ploma 2 Socialicemos las lentejuelas” se narra en primera persona las frenéticas vidas de un grupo de Music Hall que evolucionó al Cabaret, entendiendo esto último como un guiño al Berlín de la República de Weimar. Dentro de nuestro contexto socio-político, los principales integrantes teníamos un pasado común: adolescencia y juventud en cárceles o manicomios franquistas, vapuleados por la siniestra Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social por nuestra opción sexual. Activismo político y LGTBI, con doble vida en algunos casos que te podían llevar a ser Salvador de día y Greta de noche viviendo en un pueblo donde todxs se conocen.
Relato como les unió la muerte con un sida devastador y fulminante, pero no se alarmen que está contado al estilo cabaretero, despojado del panfleto, como si de una actuación estelar se tratara, con marabús, boas, collares, Art-Decó y en un riguroso directo. Porque Ploma 2 fue el único grupo de Kabaret que, aparte de antros y teatros, actuó en las Universidades y, exceptuando las Islas Canarias, Ceuta y Melilla, en todas las provincias españolas.
Tampoco se alarmen al pensar que está escrito de forma excesivamente intelectual. Como he relatado antes, el lenguaje es tan cabaretero como las fotos y dibujos que ilustran esta obra. ¡Viva la frivolidad! tal como la “entendía” Oscar Wilde.

12,00 *

En existencias

Accesorios

titulo completo:  invertidos y rompepatrias marxismo, anarquismo y desobediencia sexual y de genero en el estado español (1868-1982)
576 páginas. Rústica 17 cm x 24 cm. 20e.

     ¿Ha sido la izquierda históricamente tan tolerante con la homosexualidad como se piensa? ¿Qué le aportó en épocas de absoluto rechazo a nivel social? ¿Qué le ha diferenciado de la derecha en ese punto? ¿Cuál fue su postura al respecto frente a la inusitada represión que llevó a cabo el franquismo? ¿Fue unánime su apoyo al nuevo ‘movimiento gay’ una vez muerto el dictador? ¿El movimiento LGTB siempre ha permanecido al margen del resto de luchas, como a veces parece traducirse de su deriva actual, o hubo sectores muy representativos del mismo que lucharon por algo más que por sus derechos, mejoras legales y beneficios institucionales en los convulsos años de la llamada ‘Transición’ e incluso más allá? ¿Qué papel tuvo la existencia de una lucha antifranquista organizada de cara a la creación de los primeros movimientos de liberación (homo)sexual? ¿Han sido gays masculinos de clase media-alta provenientes de partidos de izquierda quienes engrosaron sus filas principalmente, o hubo todo un mundo paralelo de travestis, maricas con pluma, elementos radicales y algunos de los primeros grupos de lesbianas autónomas a quienes la historiografía ha relegado a un plano secundario o directamente ha invisibilizado?
Estas preguntas y algunas más las responde esta completa e innovadora investigación que arroja luz sobre los precedentes históricos de un tema que lleva años en la palestra: ¿cómo ha sido la relación entre la izquierda y la homosexualidad? Contribuye a desmitificar una izquierda que se ha popularizado como principal vertiente ideológica que defiende los derechos LGTB, sin haber hecho una autocrítica profunda de un pasado repleto de rechazo a cualquier expresión sexual no normativa. A su vez, permite comprobar como ha sido su evolución frente a ellos entre la Revolución de 1868 y la victoria del PSOE en 1982, poniendo un énfasis mayor del habitual en grupos políticos que habitualmente no lo tienen en la historiografía oficial, como el anarquismo y otras prácticas de base similar.

 
20,00 *

En existencias

15,00 *

En existencias

“Estrategias de resistencia y ataque” nos hace un tremendo recorrido histórico y teórico por las luchas radicales e insurgentes de personas trans, maricas y bolleras en EEUU y Europa en contra de aquello que las oprime, dejando a un lado la historia oficial que las encuadra en meras disputas por el poder político, por conseguir votos o para hacer propuestas legistativas. Un excelente trabajo que evita que caiga en el olvido todo el rico entorno disidente sexual y de género que quiere acabar con el sistema en su conjunto, y que pone sobre la mesa interesantes debates teóricos sobre la comercialización, la identidad, la homonormatividad y nuestros espacios políticos de lucha.
 
Si lo que más horroriza al homo normalis, policía del sistema hetero-capitalista, es el tomar por el culo, esto demuestra que uno de nuestros placeres más deliciosos, el coito anal, tiene dentro una notable carga revolucionaria. Lo que de nosotras las mariconas está más criticado, contiene en sí buena parte de nuestra gaia potencialidad subversiva. Mi tesoro lo guardo en el culo, sin embargo mi culo está abierto a todo el mundo...
3,00 *

En existencias

6,00 *

En existencias

Según a quién preguntes, la historia del punk comenzó en Inglaterra con los Sex Pistols o en Nueva York con los Ramones, pero ¿y si, como rezaba la mítica camiseta de Kim Gordon de Sonic Youth, «las chicas inventaron el punk, no Inglaterra»? Sin entrar en controversias sobre la génesis del fenómeno, lo que sí parece claro es que la historia oficial, como suele ser habitual, ha silenciado el papel fundamental que tuvieron y tienen las mujeres en el origen y futuro de la música de guitarras más visceral. La periodista cultural y música Vivien Goldman —que a principios de los ochenta grabó un single fundamental en las horas muertas del estudio de PiL— escribe por primera vez una historia del punk desde mediados de los setenta hasta la actualidad en clave femenina. Goldman explora el fenómeno del punk a partir de cuatro temas fundamentales —la identidad, el dinero, la vida afectiva y la búsqueda de un cambio— que tienen que ver tanto con la creación musical en los márgenes de la industria como con las dificultades inherentes de la mujer en un contexto donde aún impera el patriarcado. Para ello, traza un apasionante y divertido panorama global de la música punk hecha por mujeres cuyo legado aún perdura y resuena en todos los rincones del mundo. Más allá de los nombres clave —Patti Smith, Debbie Harry o Chrissie Hynde—, la «catedrática del punk» excava en la historia y en los lugares más recónditos del planeta donde emergen fascinantes sheroes del punk, tanto en EE. UU. (Poly Styrene, las riot grrrls, Alice Bag o Sleater-Kinney) e Inglaterra (las Slits, las Raincoats, las Au Pairs o Skinny Girl Diet), pero también en Francia (Lizzy Mercier Descloux), Alemania (Malaria!), Japón (Shonen Knife), Rusia (Pussy Riot), Indonesia (Tika and The Dissidents), China (Hang on the Box), India (Pragaash, The Vinyl Records), Jamaica (Grace Jones, Tanya Stephens), Nigeria (Sandra Izsadore) o Colombia (Fértil Miseria), incluidas las Vulpes y su «Me gusta ser una zorra».

19,00 *

En existencias